Quienes somos

¡Hola y bienvenido/a Horizonte Musical!

Somos Sara y Estefanía, aficionadas a la música desde bien pequeñas. Ambas tenemos formación musical que, si bien dejamos de lado por nuestros otros estudios (Licenciatura en Biología y más tarde especialización en adiestramiento y educación canina y felina ⇒ si tienes compañeros peludos y te mola el tema no dejes de visitar nuestra página dedicada) nunca hemos abandonado del todo, ya que la música y los instrumentos es algo que nos une y entusiasma a ambas y que no hemos dejado de practicar de manera extraprofesional hasta nuestros actuales treinta y algo ;). Si quieres saber un poco más sobre nosotras…

Sara: desde enana di la vara con un teclado Casio hasta que mis padres me apuntaron a clases de música con solo 8 añitos. Entonces no podíamos permitirnos tener un piano en casa ni las clases del conservatorio, así que me conformé con entrar en la banda municipal, donde estudié y toqué la trompa durante más de 10 años, y posteriormente seguí mis estudios de grado medio en el conservatorio profesional, aunque finalmente me centré en mi carrera universitaria. Pero, como me entusiasma la música, no he dejado de tocar ni aprender: después de la trompa fue la flauta travesera, luego volví tímidamente al piano (que sigue siendo mi asignatura pendiente, tiempo al tiempo…) y durante los últimos años me he centrado en la guitarra y el ukelele por su practicidad y porque permiten acompañar con la voz. Mi sueño es tener un cuarto lleno de instrumentos musicales de todo tipo y perder la vergüenza a tocar y cantar en público 🙂

Estefa: mi relación con la música se la debo, sin duda, a mis dos abuelos, quienes me acercaron a ella. El paterno tocaba el clarinete en la banda de su pueblo y el materno tenía un buen amigo maestro en la Unión Musical de mi ciudad que comenzó a darme clases a mis siete años. Aprendí solfeo y a tocar la trompeta y formé parte de la Banda Juvenil. Años después, nos mudamos a otro pueblo y allí continué mis estudios de solfeo y trompeta, formando parte de su Banda Municipal como Trompeta 1ª, hasta que fui incapaz de compaginarlo con mis estudios académicos. No obstante, pronto eché en falta mi querida trompeta y volví a ella, ya en solitario y de forma autodidacta (aunque he de reconocer que le he sido y le soy infiel a menudo con otros instrumentos, siendo la batería otra de mis obsesiones aún no desarrolladas). Me apasionan muchos temas y, por suerte o por desgracia, tengo una curiosidad insaciable que me empuja a aprender todo lo que puedo sobre lo que me gusta, así que últimamente me estoy especializando en la vertiente más técnica y digital del sonido. La música y estar rodeada de instrumentos musicales ha sido una constante en mi vida y estoy segura que lo seguirá siendo, de una forma o de otra.